Escuchar – oir

La primera acepción del verbo oír es percibir con el oído los sonidos. Por su parte, escuchar implica un acto deliberado que consiste en prestar atención a lo que se oye. De ahí que no sea preciso el uso de escuchar en vez de oír en frases como las siguientes:

Salimos corriendo en cuanto escuchamos la alarma. El bebé se despertó al escuchar el trueno.

Sin embargo, el uso de oír en vez de escuchar sí es aceptable porque el significado del primer término comprende varios grados de intencionalidad de parte del sujeto: percibir con el oído los sonidos; atender los ruegos, súplicas o avisos de alguien, o a alguien; hacerse cargo, o darse por enterado, de aquello de lo que hablan, etcétera. Por lo tanto, son correctas las siguientes frases de ejemplo:

Acabo de oír una sinfonía maravillosa; Si oyes mis argumentos, verás que tengo la razón; ¿Me estás oyendo, inútil?

Aunque la Academia no censura el uso indistinto de estos verbos, el español de norma culta prefiere emplearlos de acuerdo con sus respectivos sentidos primarios.

 

Licenciada Ligia Pérez

Encargada de la sección Dudas del Idioma


Colección de Dudas del Idioma

Dudas del idioma

¿Pensum o currículo?

UFM 40 años
© 2008 Universidad Francisco Marroquín
webmaster@ufm.edu
Departamento de Educación
Calle Manuel F. Ayau (6 Calle final), zona 10
Edificio Académico, D-406
Guatemala, Guatemala 01010
Teléfono: (+502) 2338-7794
Fax: (+502) 2334-6896
educacion@ufm.edu