Arshile Gorky, Un año el algodoncillo. Óleo sobre tela, 1944.

Julián González Gómez

Gorky un-ano-el-algodoncillo-1944Hay vidas que se identifican con la tragedia y la desesperación y la de Arshile Gorky es una de ellas. Siempre trató de encontrar su lugar en el mundo y nunca lo pudo hallar. Sobreviviente del genocidio que los turcos cometieron contra los armenios, su existencia siempre fue precaria y acabó en el suicidio después de una serie de eventos desafortunados que colmaron su angustia. En vida no fue reconocido como el gran artista que fue y solo después de su muerte trágica, los críticos se empezaron a fijar en su obra pionera.

Nació en la Armenia otomana en 1904, en un pueblo cercano a la ciudad de Van, hoy en Turquía. Su verdadero nombre era Vostanik Manoog Adoyan. Su padre era hijo de un gran terrateniente y su madre provenía de una extensa familia de sacerdotes apostólicos, ambos viudos de anteriores matrimonios. En 1910 su padre emigró a Estados Unidos para no ser reclutado por el Ejército turco que estaba masacrando a los armenios y la familia permaneció en Van pasando grandes penurias. Lograron escapar a territorio controlado por Rusia para no ser asesinados, pero la madre de Vostanik murió de hambre en sus brazos en 1919, dejándolo a él y a sus tres hermanas en el más completo abandono. Lograron ser acogidos en la ciudad de Ereván y Vostanik, junto a una de sus hermanas, lograron en 1920 viajar a Estados Unidos para reunirse con su padre.

Las relaciones entre padre e hijo no eran muy buenas, por lo que Vostanik dejó a su progenitor y se mantuvo con diversos empleos para poder salir adelante. En ese mismo año se inscribió en la Old Beacon Street School en Providence para estudiar arte. El joven armenio, sin conocer bien el inglés y con 16 años tuvo grandes problemas para desenvolverse en este medio y sus compañeros lo rechazaron, de tal manera que empezó a vivir en un aislamiento que jamás lo abandonaría. Por otra parte, el estilo de vida norteamericano no le sentaba bien y le era muy difícil desenvolverse con soltura en esta sociedad competitiva e impersonal, por lo que se marchó a vivir con su hermana en la ciudad de Watertown en Massachusetts.

Tratando de crearse un espacio en el arte, Vostanik se dedicó a pintar buscando tiempo en medio de los trabajos que tenía que hacer para sobrevivir. En 1922 se inscribió en la New School of Design en Boston, donde fue un alumno destacado por sus dotes naturales. Esto le valió para ser contratado como profesor de medio tiempo al principio, para luego convertirse en profesor a tiempo completo en esa institución. Por ese tiempo estaba influido en su pintura por la obra de Cézanne, pero luego derivó hacia el cubismo y otras expresiones de la vanguardia.

En 1935 contrajo matrimonio en plena crisis económica provocada por el crack de la bolsa de 1929 y perdió su trabajo. Ante esta situación adoptó la nacionalidad estadounidense para acogerse a un programa gubernamental de ayuda a los artistas. Por esta misma época decide cambiar de nombre, empezando a utilizar el de Arshile Gorky y haciéndose pasar por un emigrado ruso. Parece ser que incluso inventó que era pariente del escritor Máximo Gorky. El drama de este hombre era que nunca se sintió estadounidense, pero tampoco se podría decir que era completamente armenio y mucho menos ruso.

En su pintura de esa época se puede ver que había dejado atrás las experiencias cubistas y empezó a experimentar con el surrealismo. De los artistas de esta vanguardia Gorky tomó el automatismo psíquico como su base creativa y en la plástica se empieza a ver la influencia de Miró y Masson, de quienes había conocido varias de sus obras expuestas en Estados Unidos. Los cuadros de esta fase están fuertemente segmentados por gruesas líneas de color negro y consisten básicamente en escenas de gran dinamismo y agresividad, con muchas aristas en un lenguaje que se puede considerar prácticamente como abstracto, una tendencia que en esa época en Estados Unidos era casi desconocida. Posteriormente derivó hacia un lenguaje más colorista, en el cual se suavizaron las aristas y su abstracción alcanzó nuevas cotas, ya que pintaba sin ningún plan preconcebido, solo dejándose llevar por el automatismo. Con esto sentó las bases para el desarrollo posterior del expresionismo abstracto, la escuela que dominó la plástica a partir de los años cuarenta del siglo pasado. Gorky influenció con su obra a artistas que luego descollarían siguiendo la ruta que él trazó como Wilhelm de Kooning, Jackson Pollock o Mark Rothko.

Sus últimos años fueron trágicos. En 1938 lo abandonó su esposa, quien se fue de casa llevándose a los hijos del matrimonio. A principios de la década de los cuarenta se le detectó un cáncer en el colon, por lo que tuvo que ser operado y nunca se repuso del todo. Un tiempo después tuvo un grave accidente automovilístico en el que tuvo graves lesiones que le paralizaron el brazo derecho, que era el que usaba para pintar. Un incendio destruyó su estudio y finalmente, desesperado y deprimido hasta las últimas consecuencias, se ahorcó en su casa en Sherman, Connecticut en 1948, a los 44 años de edad.

Esta vida llena de dificultades no se refleja en sus cuadros, por el contrario, en ellos, gracias a su exuberante colorido, Gorky plasmó un universo que en muchos aspectos podemos juzgar como lúdico. La mayoría de sus cuadros llevaban extraños nombres, como este que presentamos aquí, pero eso es reflejo de su afán surrealista por desintegrar el contenido de la expresión, que es totalmente libre y espontánea. Un año el algodoncillo fue pintado en 1944, en medio de las fuertes crisis que agobiaron al artista en sus últimos años. En esta emotiva obra, la pintura parece adquirir vida propia, fluyendo y extendiéndose por el lienzo en potentes lavados, que forman un velo detrás del cual se pueden ver formas abstractas de naturaleza orgánica. Aquí encontramos un desliz que lo llevó muy cerca de las experiencias abstractas de Kandinsky. Pero en todo caso, la manera en que este cuadro fue ejecutado denota la más libre de las expresiones pictóricas que hicieron de Gorky un auténtico pionero, que abrió campo a nuevas experiencias en el hacer de los pintores que realizaron su obra después de él.  


Cápsulas de Arte

Dudas del idioma

A ver / haber

UFM 40 años
© 2008 Universidad Francisco Marroquín
webmaster@ufm.edu
Departamento de Educación
Calle Manuel F. Ayau (6 Calle final), zona 10
Edificio Académico, D-406
Guatemala, Guatemala 01010
Teléfono: (+502) 2338-7794
Fax: (+502) 2334-6896
educacion@ufm.edu